viernes, agosto 29

28 Days Later

28 DAYS LATER
Dirigida por Danny Boyle
Escrita por Alex Garland
Cast: Cillian Murphy, Naomie Harris, Megan Burns, Brendan Gleeson.

Danny Boyle está de regreso en más de un sentido. De regreso en las Islas Británicas, de regreso a el cine basado en personajes y no en estrellas, y de regreso a su posición como uno de los directores más capaces de los últimos tiempos. 28 Days Later (“Exterminio” en nuestro país), es un thriller de suspenso que contiene elementos clásicos de la Ciencia Ficción. Con un cast conformado por actores prácticamente desconocidos fuera de las islas británicas (con la posible excepción de Brendan Gleeson), Boyle deja en claro que su mayor atributo como director es su capacidad para contar una historia a partir de la creación de personajes humanos y creíbles, con defectos y virtudes, dotando a sus películas de una peculiar dosis de realismo sin importar que tan descabellada pueda resultar la trama. El guión es obra de Alex Garland y constituye su debut cinematográfico, aún cuando es necesario señalar que ya había establecido contacto con Boyle hace algunos años cuando este último dirigió la adaptación de su exitosa novela The Beach, aunque el resultado de dicha asociación distó mucho de poder ser considerado como exitoso pese a tener un guión del mismo autor de la adaptación de Trainspotting.

Cuando un grupo de activistas defensores de los derechos de los animales irrumpe en un laboratorio con intención de liberar a los simios usados ahí como cobayas, inadvertidamente liberan una infección que en unas cuantas semanas arrasa con la población de la Gran Bretaña. Cuatro semanas después de liberada la infección nos encontramos con Jim, quien despierta de un coma para encontrarse completamente solo en un hospital abandonado. Mientras intenta averiguar a donde fue toda la gente descubrimos que no sólo el hospital se encuentra desierto, sino todo Londres. Y no sólo está todo desierto, sino que pareciera como si todo hubiera sido abandonado de manera intempestiva. Las imágenes de abandono y desolación están magistralmente logradas y el ominoso silencio que reina durante toda esta secuencia ayuda a darle un mood aún más siniestro. Finalmente Jim, tratando de hallar una respuesta se dirige a una iglesia. Al entrar al lugar se da cuenta de un desagradable olor y al llegar a la nave principal descubre que esta se encuentra llena de cadáveres. Para su sorpresa descubre que hay algunos hombres vivos entre los cuerpos y antes de que pueda reponerse se ve atacado por estos. Se trata de gente infectada. Los efectos de la infección son una pérdida total de la capacidad de comunicarse y un estado permanente de ira animal, lo que convierte a los infectados en un ejército de asesinos bestiales. Mientras corre por las calles tratando de escapar de sus perseguidores Jim es asistido por Selena y Mark, otros dos jóvenes que han logrado mantenerse con vida en la ciudad. A partir de ahí la cinta se concentra en los personajes tratando de lidiar con su situación mientras buscan más sobrevivientes.

Boyle prefiere basar su relato en las reacciones de sus personajes, usando la sucesión de eventos como detonantes emocionales en lugar de buscar centrar su historia en el origen de la infección y la subsecuente búsqueda de una cura para la misma, logrando así explorar aspectos de la condición humana al tiempo que evita caer en los clichés y convencionalismos propios del subgénero de historias post-apocalípticas. El resultado es una película inteligente y humana, con algunos tintes de humor negro y que por momentos también invita a la reflexión sobre la relación entre el ser humano y el mundo que nos rodea, y el lograr esto pese a tener una trama argumental simple y hasta cierto punto convencional es testamento evidente de la capacidad de Boyle para crear personajes.

Ojalá que esto represente el resurgir de Boyle, quien necesitaba hacer algo luego del fracaso de sus dos anteriores cintas, A Life Less Ordinary (Vida sin Reglas), y La Playa (The Beach), tras las que se vio obligado a distanciarse un poco de la industria y dirigió un par de cintas para la televisión británica con regular aceptación. Después de 28 Days Later ha dirigido un cortometraje de Humor/Ciencia Ficción llamado An Alien Love Triangle, protagonizado por Kenneth Brannagh, Courteney Cox y Heather Graham, y actualmente se encuentra filmando su próximo largometraje bajo el título tentativo de Millions.

En conclusión, 28 Days Later es un excelente thriller de suspenso con tintes de horror y Ciencia Ficción, recomendado especialmente para quienes gustan del cine de género y para aquellos que prefieren cintas con caracterización de personajes por encima de actores de renombre.
Se produjo un error en este gadget.