jueves, julio 31

Los Angeles de Charlie 2

CHARLIE'S ANGELS: FULL THROTTLE

Director: McG
Guión: John August
Elenco: Cameron Díaz, Drew Barrymore, Lucy Liu, Demi Moore, Bernie Mac, Matt LeBlanc, Luke Wilson, John Cleese, Robert Patrick, Justin Theroux y Crispin Glover.
Cameos: Pink, Bela Karolyi, Bruce Willis, Jaclyn Smith, Carrie Fisher, las gemelas Olsen.

Antes que otra cosa es importante dejar algo en claro. El cine es considerado El Séptimo Arte. Durante muchos años el cine ha sido uno de los vehículos de expresión favoritos para toda clase de artistas, ya sea para presentar su visión del mundo y las relaciones humanas o bien para expresar sus puntos de vista e ideologías sobre cualquier tema. Pero es importante mantener siempre en mente que el cine, además de arte, es entretenimiento.

Una vez aclarado este punto, creo que puedo recomendar Charlie's Angels: Full Throttle como una de las películas más divertidas de el 2003. La verdad es que después del bodrío que resultó ser la primera parte, las expectativas para esta cinta eran más bien mínimas, por no decir que inexistentes. Pero parece ser que tanto McG como Drew Barrymore, quien es la productora de la película y actual propietaria de los derechos de la franquicia, concientes de este hecho decidieron no complicarse la vida tratando de validar la existencia de la franquicia como algo serio y por tanto hicieron de esta secuela una comedia descarada, sin pretensiones de ser algo más. Y lo hicieron exitosamente. Las secuencias de acción son deliberadamente exageradas y por momentos rebuscadas, pero resultan extremadamente disfrutables.

Sustituyen a Bill Murray en el papel de Bosley con Bernie Mac, quien encarna a su más colorido hermano. Introducen al padre de Alex (Lucy Liu), quien es un conservador caballero británico (Cleese). Regresan Luke Wilson y Matt LeBlanc como los comprensivos novios de los Angeles y Crispin Glover como el silencioso asesino. Demi Moore encarna a un desalmado “ángel caído”, una leyenda entre la ahora revelada comunidad de ángeles quienes incluso tienen un boletín para mantenerse al tanto de las vidas de las integrantes de otros equipos similares, todos ellos compuestos por tres ángeles. Incluso la aparición de Jaclyn Smith es justificada del mismo modo, pues encarna una vez más a Kelly Garrett, una leyenda dentro de la organización.

Visualmente esta cinta es muy superior a su predecesora. Es evidente que McG está cada vez más cómodo con su trabajo como director de acción y juega con su composición de escenas. Cambios de velocidad, cámara lenta y ángulos extremos son parte de las herramientas que utiliza para dotar a su película de un dinamismo y vitalidad que no tuvo la primera parte. Sin embargo no olvida sus raíces como director de videos y esto se hace muy obvio con la forma en que decidió musicalizar la cinta. Cada canción tiene una fuerte razón para acompañar a su escena, haciendo que todas las bromas referenciales no detengan el desarrollo de su trama, ya que la referencia no es específica, sino que se logra audiovisualmente. Todos aquellos fanáticos de la música pop de los setentas y ochentas tendrán una razón más para divertirse con esta película.

En resumen, Los Angeles de Charlie Al Límite, como se estrenó en nuestro país, es una divertida comedia de acción, digna de pasar a formar parte de la lista de placeres culpables de cualquier aficionado a la cultura pop de los últimos treinta años.
Se produjo un error en este gadget.