jueves, julio 17

Escape

ESCAPE
Por Alberto Calvo Cuéllar.

Maldita sea.

Debí haber tomado el camino de la izquierda. Este no lo conozco y parece que estoy dando un largo rodeo. Además el terreno es muy irregular y casi no tengo tiempo de verlos cuando se me acercan.

Ahí vienen más. Afortunadamente me quedé con el lanzallamas. Es el arma más efectiva bajo estas condiciones. ¡Ardan, malditos!

No se cuanto tiempo más pueda durar. Se que me estoy quedando sin municiones, el lanzallamas no tiene suficiente combustible y estoy conciente de que mis reservas de energía no pueden durar para siempre.

Pero no puedo parar ahora. No cuando estoy tan cerca.

Al frente hay una serie de formaciones rocosas, así que tengo que decidir si quedarme expuesto en el camino o tratar de resguardarme entre las rocas. No se que es lo que pueda encontrar ahí pero debo tomar el riesgo.

Malditos bichos. Entre más avanzo más difícil se vuelve superarlos. ¡Maldición! No esperaba que hubiera tantos de ellos en esta zona. Además, han empezado a aparecer algunas variantes más grandes y resistentes. No creo aguantar mucho más.

Tal como lo temía. Los nuevos atacan en grupos más grandes y de manera más ordenada. Creo que esto es el fin.

Y justo cuando estaba a punto de romper mi record.

GAME OVER
Se produjo un error en este gadget.