jueves, julio 31

Bebés

ADVERTENCIA: Este es uno de esos mensajes sobre los cuales les advertí. Una necedad que me había estado dando vueltas en la cabeza y pugnaba por salir.

Hace algunos días en un programa de noticias, escuché una nota sobre un intento de robarse un bebé de sólo unas horas de nacido en la clínica No. 4 del IMSS, ubicada en el sur de la ciudad. El personal de seguridad de la clínica detectó a los sospechosos, una pareja de marido y mujer, y los detuvo antes de que estos pudieran abandonar el hospital con el bebé robado. Lo que me llamó la atención fue que, de acuerdo con la reportera, la madre del bebé identificó positivamente al niño como su hijo. ¿Identificó a un niño de unas cuantas horas de nacido? Supongo que se necesita ser madre para poder lograr algo semejante.

Y entonces recordé otra noticia de algunas semanas atrás, sobre otra clínica del IMSS, no recuerdo en dónde, en la cual el personal revolvió, por accidente, a todos los bebés del ala de maternidad de la clínica. Amenazas de demandas, gritos, etc. ¿Cómo es que las madres en esa clínica no fueron capaces de identificar a sus propios hijos? ¿Acaso no todas las mujeres son capaces de accesar sus instintos maternales de el mismo modo? Por algo usamos la frase “Ni su propia madre lo reconocería”, ¿cierto?

Y entonces se me ocurrió otra cosa. En caso de no haber registro de huellas digitales de los bebés al momento de nacer, la única forma de identificarlos sería mediante pruebas de ADN. Ahora visualicemos esta escena. “Su niño, señor Martinez”, “su hija, sr. López”, “este es el suyo, sr. Reyes”, y de repente “No señor Morales, lo sentimos mucho pero ninguno de estos niños es suyo”.

¿Podría la madre demandar al IMSS culpándolos de su divorcio?
Se produjo un error en este gadget.